La población mundial crece a un ritmo del 1,05% anual. Se estima que para el 2050 habrá unos 10.000 millones de personas en la Tierra. Con la pandemia de Covid-19 demostrando lo fácil que es interrumpir el mundo, la importancia de unos pilares sólidos que apoyen la estabilidad global es dolorosamente clara. Uno de estos pilares es la seguridad alimentaria a largo plazo. Alimentar al mundo de manera sostenible nunca ha sido tan crucial y se necesitan grandes cambios.

Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo podemos alimentar al mundo ahora y en el futuro de una manera que no sea perjudicial para nuestro planeta? Es un problema enorme y complejo y no hay una solución única. Sólo un enfoque integrado lo puede hacer posible: un esfuerzo global con muchas industrias desempeñando un papel.